El 2021 fue el año de máxima actividad de trasplante de riñón en Valdecilla y se realizó la primera donación neonatal del país a partir de un donante en asistolia.

El Coordinador de Trasplantes de Valdecilla, Eduardo Miñambres, repasa la actividad del pasado año con motivo del Día Nacional del Trasplante

Santander, martes, 29 de marzo de 2022.- El doctor Eduardo Miñambres es médico intensivista, coordinador Autonómico de trasplantes en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla y profesor del Departamento de Ciencias Médicas y Quirúrgicas de la Universidad de Cantabria donde lidera el proyecto ‘Uso de la simulación clínica y las TICs como herramienta docente en la donación y trasplante de órganos’, que acaba recibir el Premio de Innovación Docente del Consejo Social de la UC en su convocatoria 2021. Un destacado reconocimiento a uno de sus proyectos que ha recogido unos días antes del Día Nacional del Trasplante y que supone un impulso más para que el hospital cántabro continué como uno de los grandes referentes de los trasplantes en España, cualificación que queda demostrada por la cantidad de pacientes que recibe de otras CCAA cada año.   

-¿Qué supone el Premio de Innovación de la UC que acaba de recibir?

Una de las carencias claras en la Facultad de Medicina de la UC y de otras muchas es que los alumnos tienen muy pocos conocimientos del enfermo grave y, por lo tanto, de los enfermos que necesitan trasplantes de órganos por eso se planteó una asignatura optativa, que se aprobó el año pasado, de “Donación y trasplante de órganos”, que es la que se ha premiado. Los alumnos tienen tres asignaturas optativas y tienen que elegir una, ésta es la más elegida y se presentó como proyecto de innovación docente que es lo que se ha premiado. El programa de la asignatura tiene cuatro fases: la teórica, la simulación a escala real con un muñeco, el análisis crítico posterior de lo que se ha simulado y una autoevaluación online, además de una fase final que consiste en que los alumnos tienen que venir a una actividad de trasplante a tiempo real, una práctica real de diagnóstico de fallecimiento y tratamiento del donante con la posterior entrevista a familiares o una extracción de órganos o un trasplante de órganos.

 -Si hablamos de cifras del pasado año ¿hay algo que resaltar con respecto a los anteriores?

En el 2021 hemos sido la Comunidad líder en tasa de donación de órganos por cada millón de población (pmp). En Cantabria tenemos un 72,4 frente a los 40,2 de la media nacional, una cifra que en el 2020 fue de 65 donaciones por millón de habitantes, aunque todos los años estamos entre 70 y 80. Después de Cantabria van Navarra y Murcia.

Y en operaciones de trasplantes hemos hecho una cifra muy similar a la del año pasado, este año no hemos recibido órganos de otras Comunidades con hospitales que no podían trasplantar por la pandemia.

-Y ¿qué novedades ha registrado el 2021?

Las grandes novedades del 2021 fueron dos, fue el año de nuestra máxima actividad de trasplante de riñón, hicimos 64 trasplantes de este órgano, y realizamos la primera y única donación neonatal en asistolia, tras fallecimiento por parada cardiorespiratoria, nunca se había hecho en España y se trasplantó el órgano a otro bebé.

Este es un tipo de donación extraordinariamente compleja, nunca realizada previamente en España y que permitió trasplantar a otro recién nacido. Este tipo de donación abre las posibilidades de trasplante a recién nacidos con malformaciones cardiacas congénitas que hasta la fecha tenían casi imposible el acceso al trasplante porque afortunadamente la mortalidad neonatal es excepcional, y por tanto no conseguían un donante acorde a su tamaño. Dentro de lo que supone el fallecimiento de un recién nacido fue muy satisfactorio que se pudiera trasplantar el corazón a otro bebe

Por otra parte, la donación en asistolia continúa teniendo una importante actividad en la donación nacional y supone casi el 35% de todos los donantes de España. En Cantabria se obtuvieron el pasado año 24 donantes en asistolia (16 en 2020), que son el 57% de nuestros donantes, y suponen 41.4 donantes en asistolia pmp (27.6 en 2020), siendo la primera CCAA del país en donantes en asistolia pmp, seguida de Navarra (31.8 donantes pmp) y País Vasco (25.8 donantes pmp). La tasa de donación en asistolia en España ha sido de 14 donantes en asistolia pmp.

El HUMV, junto con el hospital Clinic de Barcelona, son los únicos centros del país que han mantenido operativo el programa de donación en asistolia no controlada (pacientes que fallecen por parada cardiorrespiratoria fuera del hospital). Este tipo de donación es extremadamente compleja y se realiza de forma muy urgente, con poca disponibilidad de tiempo por lo que durante la pandemia se han cancelado todos los programas del país salvo el HUMV (siempre operativo) y el Clinic (operativo en 2021).

-¿Estáis trabajando en  algún otro hito que no se haya hecho antes?

 Nosotros hacemos todo tipo de donación y trasplantes que están científicamente validados, hay líneas de investigación que trabajan en diferentes proyectos, y en la actualidad hay dos grandes objetivos: mejorar la disponibilidad de órganos. La mayor parte de la gente que fallece no puede ser donante por la situación o el deterioro de los órganos tras su fallecimiento por tanto hay que aumentar la disponibilidad de órganos porque se necesitan muchos más.  Y la segunda, es minimizar los efectos secundarios de la inmunosupresión, los pacientes con esperanza de vida larga suelen tener complicaciones que creemos que se pueden mejorar. En esto estamos implicados en red con todos los hospitales de España.

-¿Cómo van las listas de espera?

La lista de espera sigue siendo muy reducida en nuestro hospital, hasta el punto de que en algún momento no hemos tenido pacientes esperando de determinados grupos sanguíneos.

A fecha de 1 de enero de 2022 había 16 pacientes en lista de espera pulmonar, 13 en lista de espera cardiaca, 6 en lista de espera hepática y 3 pacientes en lista de espera pancreática.

-Y si hablamos de necesidades actuales del equipo de Coordinación de Trasplantes….

La organización que tenemos en Trasplantes es muy buena, es el modelo ideal de lo que debería ser la Sanidad, hace centros de referencia muy especializados pero no en todas las CCAA.

En la Coordinación de Trasplantes aquí estamos la enfermera Nuria Lavid y yo como responsables, los intensivistas María Ángeles Ballesteros y Borja Suberviola, y el enfermero Jaime Alonso, que se acaba de incorporar.

-¿Qué cifras hay de mortalidad a día de hoy en los pacientes que necesitan un trasplante?

En España, en torno al 7 y el 8 por ciento no llega a ser trasplantado y eso que es el país con mayor tasa de donantes. Nos falta tener más posibilidad de órganos, no hay suficientes para todos y en este caso el problema no depende de recursos económicos sino de falta de órganos para trasplante.

Pero insisto en que la tasa de donación de Cantabria duplica la media de España y casi cuadruplica la media de Europa. Y creo que es debido a la buena organización, además de la generosidad, a un sistema público que aumenta la confianza.  Tenemos un Sistema Nacional de Salud que es para confiar en él.

-¿Son cada vez más los posibles donantes que acceden a donar?

El 93 por ciento accede, y aquí tenemos un 7 por ciento que no accede, en España el 15. Las campañas de concienciación ayudan porque hacen visible la necesidad de órganos. Voy a hacer 25 años en Valdecilla y en aquel entonces la gente se asustaba cuando les preguntabas si querían donar, ahora la gente espera la pregunta, ese mensaje ya está en el ADN de la población. No ven extrañeza, a nadie le choca.

La donación es un acto de extremada generosidad pero requiere de una exquisita organización y estructura sanitaria porque menos del 2% de los fallecidos pueden ser finalmente donantes de órganos.

En el HUMV fallecieron en 2021, 1.609 pacientes y solo 42 (el 2,6%) fueron finalmente donantes de órganos, siendo el HUMV y la CCAA de Cantabria líderes en donación de órganos. La mayor parte de la gente ve los beneficios. Solo el 2 por ciento de la gente que fallece puede donar por eso es tan importante la organización, entre diferentes sistemas.

Y todo ha cambiado mucho, empezamos a tener conocidos que les han puesto un riñón o están trasplantados o en diálisis. La supervivencia es muy superior y la calidad de vida de los trasplantados ha aumentado mucho en los últimos 20 años.

Para terminar, ¿la tecnología podrá conseguir órganos artificiales?

A corto o medio plazo no, se puede conseguir la estructura del órgano, pero todavía no la función, hay corazones artificiales, pero estamos en una fase muy preliminar. Es el sueño de todos los que nos dedicamos a los trasplantes