• Se buscaba ir a más velocidad de la permitida, sin ser registrado por el tacógrafo, y de esta forma realizar más operativas de transporte.

Efectivos de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil de Cantabria, en el marco de una operación “tajadera”, han practicado 6 detenciones y 4 investigados, como presuntos autores de un delito de falsedad documental, por la manipulación de los parámetros  de activación de los tacógrafos de camiones.

Los presuntos autores de estos hechos son 8 camioneros y 2 técnicos de un centro de inspección y ensayo de tacógrafos, todos ellos de Cantabria.

Las manipulaciones consistían en cambiar los parámetros de dichos aparatos, ofreciendo de este modo al transportista la posibilidad de circular a mayor velocidad sin quedar registrado en el tacógrafo. De esta forma el camionero podía recorrer más kilómetros, con el consiguiente peligro para la seguridad víal por el exceso de velocidad, así como realizar más transportes, siendo una competencia desleal para el resto de sector.

El pasado mes de mayo, Especialistas en Transportes de la Guardia Civil de Tráfico de Cantabria, en inspecciones realizadas a camiones que circulaban por la N-634 y la autovía A-8, detectaron alterados los parámetros de calibración de los tacógrafos, con desviaciones que superaban el 8% y llegaban alcanzar el 11 %.

Ante estos hallazgos y la posibilidad de la existencia de otras manipulaciones, e incluso personas encargadas en estas alteraciones, componentes del Grupo de Investigación y Análisis del Tráfico (GIAT) de la Guardia Civil de Cantabria abrieron la operación “tajadera”, inspeccionando empresas de transporte y centros técnicos de inspección y ensayo de tacógrafos de Cantabria.

Como resultado de las pesquisas, el pasado mes de julio, practicaron 8 detenidos e investigados, todos ellos camioneros de edades comprendidas entre los 37 y 64 años, pertenecientes a cinco empresas de transportes de Cantabria.

Continuada la investigación para llegar a los presuntos responsables de esas manipulaciones, en el presente mes de agosto se detuvo a otros dos hombres, de 32 y 53 años de edad, técnicos de un centro de inspección y ensayo de tacógrafos, igualmente de Cantabria.

Estos últimos, supuestamente manipularon los tacógrafos en las inspecciones que los camiones están obligados  a realizar en los referidos centros de inspección y ensayo, donde la desviación de los parámetros no puede superar el 4 %, que es lo legalmente permitido.