El próximo 10 de septiembre se celebra el Día Internacional de la Prevención del Suicidio.

Este año, debido a la pandemia, la conmemoración está rodeada de especiales circunstancias. La OMS, la Confederación de Salud Mental España, los diferentes Colegios de Psicología y los profesionales de la atención mental nos alertan de que la crisis del coronavirus va asociada a serios problemas de salud mental en la población.  Unido a esta situación, es preciso ser conscientes de que los sistemas sanitarios, focalizados en la atención médica a los infectados, delegan a un segundo plano la atención a la salud mental, provocando un agravamiento del problema.

En cualquier epidemia, es común que las personas se sientan estresadas y preocupadas. Las respuestas más habituales son:

▪ Miedo a enfermar y morir

▪ Evitar acercarse a centros de salud por miedo a infectarse mientras reciben atención

▪ Miedo a ser despedidas del trabajo, a la crisis económica

▪ Miedo a quedar socialmente excluidas/enviadas a cuarentena por estar asociadas con la enfermedad)

▪ Sentirse impotente al querer proteger a los seres queridos y miedo a perderles debido al virus

▪ Miedo a estar separadas de los seres queridos y cuidadores debido al régimen de cuarentena

▪ Negarse a cuidar a menores no acompañados o separados, personas con discapacidades o personas mayores debido al miedo a infectarse.

▪ Sensación de desamparo, aburrimiento, soledad y depresión debido al aislamiento y la pandemia.

▪ Miedo a nuevos confinamientos.

Todos, en mayor o menor medida, estamos compartiendo estas vivencias y sentimientos, no obstante, cuando carecemos o contamos con mínimos recursos personales y los miedos y el estrés se convierten en patológicos, el desequilibrio y la enfermedad mental pueden aparecer y es fundamental poder prevenirlos. Este riesgo se incrementa significativamente en colectivos vulnerables o en situaciones de alto riesgo, entre las que destacaríamos

  • Población con enfermedad mental previa.
  • Personas de riesgo y, especialmente, los ancianos.
  • Personal en primera línea de atención a los infectados.
  • Población infantil y adolescente.
  • Personas ingresadas en centros socio-sanitarios: tercera edad, discapacidad…
  • Familias que ha perdido, en situaciones dramáticas, a seres queridos.
  • Población económicamente vulnerable.

La situación es compleja, difícil y preocupante. Sin duda, esto explica que las llamadas al Teléfono de la Esperanza se hayan incrementado en un 45% desde que se decretó el Estado de Alarma, recibiendo cada día más de 500 llamadas. Desde nuestra organización, y en línea con gran parte de los profesionales de la salud mental, estamos muy pendientes de la evolución psicológica de las personas asociada a las circunstancias generadas por la Covid -19.  Por ello este año, con más motivo que nunca, es preciso celebrar el Dia Internacional de la Prevención del Suicidio para concienciar a toda la sociedad española sobre la necesidad de unirse para prevenir el suicidio.

Nuestra organización y su voluntariado, en medio de esta pandemia bio-psico-social, quiere enviar un mensaje de esperanza a la sociedad española y ponerse al servicio de la misma para, unidos a muchas otras ONGs y colectivos sociales, paliar las consecuencias de la epidemia, especialmente en la población más vulnerable, y contribuir a la reconstrucción del país.

En esta línea, y con motivo del Día de la Prevención del Suicidio, lanza su campaña: “TE REGALO UNA COMA, PARA QUE SIGAS ESCRIBIENDO TU HISTORIA”. Con ella queremos significar que:Muchas personas pierden el sentido y las ganas de vivir cuando deben enfrentarse a una situación de dolor emocional intenso, vivido como intolerable y aparentemente interminable. A todos aquellos que sufren le invitamos a COLOCAR UNA COMA EN SU HISTORIA Y SEGUIR ESCRIBIÉNDOLA, continuar adelante, cambiar el rumbo, porque cada problema, cada dificultad, cada experiencia de dolor, es una oportunidad para empezar de nuevo. Ninguna crisis vital, por trágica que parezca, es permanente. Tenemos ante nosotros un reto importante y una tarea apasionante, ayudar a reducir el sufrimiento humano y aminorar el dolor, es una labor que nos incumbe a todos, porque todos somos vulnerables. Os invitamos, con nuestra campaña, a regalar comas”

Este año, debido a las circunstancias generadas por la pandemia del COVID-19, hemos desarrollado una campaña en torno a las redes sociales. Esta campaña se desarrollará en varias fases:

FASE I: Del 1 al 15 de septiembre

AGARRA LA VIDA. Del 1 al 15 de septiembre podremos acercarnos a algunas historias de dolor y superación a través de una muestra de cortos cinematográficos que hemos seleccionado de entre un centenar presentados al proyecto “Agarra la vida”. Una cita que se realizará de forma virtual a través de la plataforma YouTube Selección de Cortometrajes.

    FASE II: el 10 de septiembre

JUNTOS EN LA PREVENCIÓN. Encuentro online de profesionales y testimonios de afectados, lectura de Manifiesto y encendido de velas el 10 de septiembre de 19 a 21 horas en el Canal de YouTube del Teléfono de la Esperanza.

    FASE III: 10 de septiembre a 10 de octubre

PEDALEA POR LA VIDA. Del 10 de septiembre al 20 de octubre nos uniremos a millones de personas que se sensibilizarán con esta realidad recorriendo Kms en bicicleta en el proyecto “Cycle around the Globe”, organizado por IASP (Asociación internacional para la prevención del suicidio)

Otras actividades que se activarán partir del 1 de septiembre:

LA PREVENCIÓN DEL SUICIDIO EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. Taller On-line para periodistas y medios de comunicación. Activo a partir de 1 de septiembre en nuestra aula virtual ( https://asites.ml/cursos/ )

DIFUSIÓN DE LA GUÍA PARA LA PREVENCIÓN DEL SUICIDIO elaborada por el Teléfono de la Esperanza.

CAMPAÑA EN LAS REDES SOCIALES (Twitter, Instgram, Facebook y YouTube)

Desde el Teléfono de la Esperanza trabajamos para avanzar en el camino de la prevención y para ello, un año más, con motivo del Dia Internacional de la Prevención del Suicidio, seguimos solicitando:

  • un Plan Nacional de Prevención del Suicidio que genere un marco para la creación de planes autonómicos y dotación presupuestaria para su puesta en marcha y ejecución.
  • una mejora de la Atención Primaria de salud en referencia a la detección de personas en riesgo de suicidio.
  • un incremento de la calidad de los servicios de Salud Mental hoy al borde del colapso y con escasos recursos humanos y económicos, al tiempo, que se implementen campañas que aminoren el estigma social que acompaña a la enfermedad mental.
  • el desarrollo Planes de formació para sanitarios, profesionales del ámbito educativo, trabajadores sociales, personal de los servicios de emergencia y de los cuerpos de seguridad, y trabajadores que realizan su actividad con personas mayores, incorporando la prevención del suicidio a los planes curriculares.
  • una mejora sustancial en los estudios estadísticos del Instituto Nacional de Estadística
  • un mayor apoyo y escucha a las organizaciones dedicadas a la prevención y a aquellas que aglutinan a los afectados y sus familias.
  • el compromiso de los medios de comunicación para ofertar una información veraz y preventiva, dando visibilidad al problema y a las estrategias preventivas.
  • la elaboración de un plan de actuación en la Redes Sociales para la detección temprana de riesgo de los más jóvenes.

Esperamos vuestra colaboración para ofrecer comas a aquellos que sufren y para dar voz pública a nuestras reivindicaciones.