Por primera vez desde que el Congreso acordó hace 12 años que una semana no era lo suficientemente larga como para celebrar la rica diversidad y el legado orgulloso de nuestra cultura, y decretó 24 días adicionales, por fin está de moda el celebrar el Mes de la Herencia Hispana y el ser latino.